Vanessa Medina

Bailarina, creadora y practicante de Shiatsu. En su trabajo destaca la influencia de Mónica Valenciano, el Body weather, la formación teatral con Txiqui Berraondo y la escuela de shiatsu y movimiento. Así como el estudio del movimiento con Carmelo Salazar en los últimos años. Debuta como intérprete en Petit piece, la canaria dirigida por Mauricio González y trabaja con  la compañía canaria Andanza.
A partir de su formación en la escultura, investiga con tejidos y significados del vestirse, y crea colecciones de ropa.
En 1996 desarrolla el proyecto de investigación cuerpo semántico, basado en la relación de la danza con la palabra.
Ha trabajado en las creaciones escénicas, Matriushka gagá (2001) e Hijos del Agobio (2003). Los solos Pieza perdida (2005) y Desconcierto (2008). De su experimentación con la creación en video, surge el documento Anímate bobita (2007).